Quince relatos para 15 momentos… “Tontos”

buy_arcano-150x150

Escribir una de mis novelas me puede llevar entre año y medio y dos años, tiempo más que suficiente para que, de forma paralela, surjan nuevas ideas, o lo que también es muy frecuente, necesite desconectar del texto principal de vez en cuando y dedicarme a escribir otras cosillas.

Esas otras cosillas suelen ser pequeños relatos de entre mil y tres mil palabras; textos cortos cuya lectura requiere de poco más de diez minutos y que solo pretenden romper la monotonía de la rutina; la mía como escritor, y la suya como lector.

Es evidente que hay personas que no comienzan un libro – con independencia de cuál sea el género – hasta no haber acabado el anterior. Yo, por el contrario, reconozco que suelo tener al menos tres textos entre manos y de forma simultánea, pues soy de los que opina que, al igual que sucede con la música, siempre hay un momento para todo – excepto para leer prensa, a la que rara vez dedico más de diez minutos diarios porque todavía aspiro a ser feliz. Creo que me comprende –.

Hay mañanas en que el estado de ánimo me pide leer un artículo del National Geographic, tardes en que prefiero seguir con el clásico de Ken Follet que acabo de comenzar y, por supuesto, noches en las que antes de irme a dormir no sé qué hacer y termino por leerme un breve relato de Poe o Asimov.

Y es precisamente este último propósito el que persiguen estos breves textos, ayudarle a rellenar esos pequeños lapsos de tiempo insuficientes para acometer un capítulo completo del libro que tenga entre manos, pero perfectos para dar cuenta de una pequeña historia que comienza, se desarrolla y se acaba en menos de diez minutos.

Por supuesto, y dado que este ejemplar ya es de su propiedad, también puede optar por leerse los quince relatos que dan cuerpo a esta obra sin intercalar con otras lecturas, ¡e incluso de un tirón si lo considera oportuno! porque, desde luego, no seré yo quien le diga lo contrario.

Los relatos que he escogido para esta ocasión son variopintos, pues los hay que solo pretenden transmitir paz, otros incluso nostalgia, no pocos arrancarle una sonrisa y, por supuesto, también incluyo algunos que pretenden mantenerle en vilo hasta la última línea – incluso tener que leerlo dos veces –.

Obviamente el orden en que usted decida leerlos también dependerá de su estado de ánimo, entre los cuales incluyo el estado de ánimo del orden secuencial, es decir, comenzar por el primero… y acabar por el último.

En cualquier caso, decida lo que decida, confío en que disfrute con su lectura.

Echa un vistazo a Quince relatos

Separador 2LOS BLOGS LITERARIOS OPINAN

Un lector indiscreto (pinchar aquí para leer la reseña completa)

“Rubén C. Morató nos habla en el prólogo sobre los motivos que le llevaron a escribir Quince relatos para 15 momentos…”tontos”, y el propósito por el cual decide publicarlos, que no es otro que quien decida comprarlos disfrute con su lectura; en mi caso, esta pretensión se cumplió con creces. […] Es de agradecer el cuidado que puso a la hora de escribir los relatos para que causasen el efecto deseado en el lector, y no es otro que mantener la intriga en el desarrollo del mismo. Lo mismo sucede a la hora de elegir el narrador para cada uno de ellos, según éste forme parte del relato o no. Creo que consigue crear ese efecto porque, además, en cada uno de ellos siempre guarda un giro con el que logra sorprender al lector. “.

Opiniones de los lectores:

Como su nombre indica, este primer volumen de Quince relatos para 15 momentos…“tontos” lo componen quince pequeñas historias de diversa tipología, algunas de las cuales recrean – normalmente de forma jocosa y exagerada – experiencias vividas por el propio autor y, tal vez, incluso, también por usted.

Las hay que solo pretenderán arrancarle una sonrisa – o en su caso, alegrarle un mal día –; entre ellas, “El preservativo”, “Hipocondría sobrevenida”, “El mosquito trompetero”, “La carrera de espermatocitos”, “¡ Cuando viajar era una aventura !” o “La caquita”.

Otras, como “La mujer de la sonrisa de papel”, “Pretérito imperfecto” o “Asesino confeso”, le trasladarán a mundos no necesariamente de ficción, pero sí de suspense, historias donde el desenlace nunca será el esperado y, por supuesto, solo desvelado en la última línea – o en una segunda lectura –.

También las hay que se aliarán con su inconsciente, con sus fobias, e incluso con sus deseos reprimidos, como “El acompañante”, “El bañista” o “Deseo”.

Y por último, “El viajero”, “El abuelo” o “El árbol de Navidad” son tres relatos esencialmente humanos y que solo pretenderán que a su término cierre los ojos y se deje llevar por sus sensaciones… o su sentido común.

Confío en que sean de su agrado.

Dónde se puede adquirir:

En Amazon de forma exclusiva. Para acceder a los formatos papel y digital  de la novela, pulse aquí.

Cuándo se podrá adquirir:

Ya está disponible en Amazon: con la aplicación de lectura Kindle gratuita, todo el mundo puede leer eBooks Kindle en smartphones, tablets y ordenadores.

I am raw html block.
Click edit button to change this html


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR